Es decir, ¿puedo generarlo a voluntad o eliminarlo a voluntad cuando ya no me sirve? O, por el contrario, ¿es un sentimiento que viene y va sin que podamos hacer nada para evitarlo? Por supuesto, las respuestas a estas preguntas son aplicables a cualquier sentimiento, no solamente al amor.

Si las personas supieran cómo hacer desaparecer esa sensación de que “sin ti me muero” ante un doloroso desengaño o rechazo amoroso, en el mundo se contabilizarían unos cuantos menos suicidios. Y, sin embargo, se puede eliminar con cierta facilidad. Y técnica adecuada, por cierto. Y no se requieren años de esfuerzo, no. Con tan solo 15 minutos de trabajo efectivo es posible cambiar las sensaciones de amor por alguien para el resto de tu vida. Y si te niegas a creerlo ese es ya el primer obstáculo.

Una amiga me pidió, hace años, que le ayudase con una situación personal sentimental. Voy a compartirla sin dar detalles que comprometan a la persona que confió en mí y, además, porque se trata de una situación tan extraña y peculiar

Leer más