En el año 1963 Fred J. Borch era el CEO y Presidente de una de las empresas más grandes del mundo: la General Electric. La empresa fundada originalmente por Thomas Alba Edison y heredera de su genialidad contaba en esa época con más de 163 divisiones en diversos países del mundo.

Gestionar semejante monstruo empresarial resultaba complejo y desgastante, aunque, justo es decirlo, en 1963 la gestión de empresas no estaba bajo la enorme presión de resultados y competitividad que las grandes empresas tienen hoy en día. No era extraño que un CEO de cualquiera de estas empresas lo fuese por periodos de tiempo largos, impensables en la actualidad.

Leer más