Contacto
+34 911649194

Objetivología

Definición: Ciencia que estudia la forma más adecuada, eficaz y eficiente de conseguir objetivos.

Le soy sincero, persigo un objetivo con este artículo y es que usted no salga de su lectura sin una definición de objetivos personal, especifica y poderosa.

“La administración por objetivos funciona muy bien; el problema es que 95% de las veces los objetivos no están definidos”, Peter Drucker.

Yo me defino a mí mismo como un objetivólogo. Me he entrenado por años en aprender a hacer que empresas y personas logren sus objetivos. Claro, después de haberlos definido, lo que ciertamente toma más tiempo de mi proceso de Coaching que ninguna otra cosa. Vamos, que me lleva más tiempo ayudar a mis clientes a definir objetivos que a implantar cambios.

Después de en nuestros compromisos, la segunda cosa en la que más fallamos los humanos es en cumplir objetivos, tanto personales como empresariales.

“No siempre establecemos un objetivo para cumplirlo; a veces únicamente sirve para dirigirnos”, Bruce Lee.

La vida misma nos enseña que, como la famosa canción de Dr. House, “you can not always get what you want” (no siempre puedes conseguir lo que deseas).

Paul Getty tenía una lista de 148 objetivos, de los cuales llegó a cumplir, si mal no recuerdo, unos 135 antes de morir.

Desde luego, una defensa psicológica que los humanos usamos con frecuencia para no sentirnos mal es, o no definir objetivo alguno o ponerlos tan bajos que es imposible fallar. Recuerdo un participante en uno de mis cursos que ante mi pregunta acerca de sus objetivos su respuesta fue: “No tengo objetivos, ya tengo todo lo que deseo de la vida”.

Fiel a mi forma de ser, insistí, insistí e insistí. “Vale, lo entiendo- le dije- pero, si tuvieses que inventar un objetivo, ¿cuál pondrías? Para efectos de realizar el ejercicio, únicamente, porque ya sabemos todos que ya has logrado todo lo que deseas y está muy bien. Te felicito por ello, pero ya que estás en el curso y pagaste la entrada, sería bueno que realizaras el ejercicio y para realizarlo es necesario, imprescindible, poner un objetivo aunque sea inventado”. No hubo manera. No se le ocurría nada que inventar, así que terminé pidiéndole que lo copiase de uno de sus compañeros. ¿Cree que con eso pudimos seguir adelante? No, que va. Ni siquiera tuvo el valor de copiar el objetivo. Pero yo no me rindo, así que le pedí a su compañero que le escribiese un objetivo que él intuyera más adecuado para esta persona, considerando lo que ya había conocido de él a lo largo del curso. Lo logré; pudimos seguir con el curso.

“Otro objetivo cumplido”, pensé. Y es que una de las claves es no rendirse jamás. Y hay más claves y estrategias y técnicas, siempre adaptadas a las necesidades específicas de cada persona. Para ser breve, déjeme compartirle sólo unas cuantas, digamos… unas 4:

Clave 1: Los objetivos deben de ser enunciados positivamente. Nuestro cerebro se representa internamente todo lo que queremos hacer antes de hacerlo. Por eso, un objetivo enunciado positivamente es tan importante. Se dice que está positivamente enunciado cuando dice hacia dónde va y no dónde no quiere estar. No se dice dejar de fumar, se dice respirar aire puro y libre de toxinas. No se dice bajar de peso, se dice pesar la cantidad de Kgs. Con los que usted se siente a gusto. No se dice luchar contra el desempleo, se dice crear empleo. Todas las luchas contra algo están destinadas a fracasar. Imagínese no jugando al golf, ¿me explico?

Clave 2: Los objetivos deben de ser precisos y tener fecha. Nuestro cerebro ama la precisión. Cuando no somos precisos, nuestra necesidad de precisión es tan alta que alucinamos, es decir, inventamos todo lo que no está presente. Y las fechas de cumplimiento son solo guías y no pasa nada si, llegada la fecha, no se alcanza todavía el objetivo. Las fechas sirven para redefinir estrategias, nada más, pero sin fechas de cumplimiento no hay objetivo.

Clave 3: Los objetivos bien definidos deben de depender para su logro únicamente de uno mismo. Si para lograr algo depende que pase algo fuera de sí mismo o de que alguien haga algo concreto, se trata de su ego que intenta por todos los medios defender y mantener su historia personal de fracasos y penas. Esta es una de las 14 trampas del ego para mantener sus estatus.

Clave 4: Aprenda a distinguir entre Persistencia y Necedad. Se es persistente cuando se piensa en el objetivo, se es necio cuando se insiste en el camino. El objetivo es el qué lograr, el camino es el cómo lograrlo. Los seres humanos caemos en la trampa llamada en sociología “Erosión de metas”, proceso mediante el cual vamos poco a poco conformándonos con menos de lo que realmente deseamos, al sentirnos o indignos o incapaces. Es un proceso retroalimentador, una serpiente que se muerde la cola.

Una manera de demostrar nuestra indignidad (no soy digno de tener más que los demás) o nuestra incapacidad, es intentarlo una y otra vez con estrategias que ya han demostrado ser inadecuadas o ineficaces, y así es como nos volvemos necios, haciendo una y otra vez lo que no funciona pero con lo que estamos plenamente identificados. Luego, posteriormente, estos fracasos se convierten en historias personales y en auto juicios (soy malo para…, soy un…, siempre me pasa lo mismo), y, por supuesto, en culpas a los demás (un partido político, una persona, una institución).

Hay más claves, pero para empezar son suficientes, creo yo. Y, ya puestos, creo también que este es buen momento, dado que ha leído hasta aquí, para ponerse un objetivo para este año. Hágalo pensando en que cualquier cosa es posible. Recuerde que no es más que un juego, pero hágalo ahora. Deténgase en este momento y escriba un objetivo, demuestre su compromiso consigo mismo.

¡Perfecto!

Vamos, ¿a quién quiere engañar? Sé que no  lo ha escrito, (según las estadísticas 98% no lo habrían hecho). ¿Qué pierde si lo hace ahora? Nada, ¿verdad? Pues hágalo ya. Nada hay más importante en este momento que escribir ese objetivo. No se preocupe, yo seguiré aquí cuando termine. Lo espero.

¿En verdad cree que puede seguir viviendo sin objetivos? No es broma, si no lo ha hecho todavía, ¿a qué está jugando? ¿A quién le va a echar la culpa de sus fracasos si no puede hacer algo tan fácil como escribir un objetivo? Sí, ya sé, escribirlo no garantiza nada. Por favor, claro que no, es sólo el primer paso, que si no lo da, no llega, punto. Créame, su inconsciente lo necesita y sabrá qué hacer con lo que escriba. HÁGALO AHORA.

¿Estoy siendo persistente o estoy siendo necio? SI le transmití adecuadamente la idea en la clave 4, usted ya sabe la respuesta.